lunes, 31 de diciembre de 2012

Y la playa...

Los últimos comentarios a mi Blog, me han hecho recordar; y como esto de los recuerdos acaba adquiriendo vida propia, desde la maravillosa esperiencia de vivir en La Isla Perda, he llegado a la playa, La Playa de las Arenas, o la de La Malvarrosa.

Desde La Isla Perdida camínábamos las famílias por el Camino del Cabanyal, lo que hoy es Pedro de Valencia, hasta cruzar las vías del tren, de ahi al Mercado del Cabanyal donde recuerdo haciendo esquina un bar y una fuente en la que saciábamos nuestra sed yendo i viniendo.

Desde el Mercado del Cabanyal por la acequia de Engas - lo escribo así ya que no se bien su nombre escrito-, que hoy es la Avenida del Mediterráneo al final, y pasábamos a otro mundo, al mundo de la playa.

Después de unas casa de pricipios de 1900 o más entiguas, los astilleros La comba , las pequeñas dunas y la acequia, por donde andábamos hasta la orilla. También como no, a nuestra derecha las vallas de madera del balneario, Las Arenas.

El final de la acequia siempre nos premiaba con ese olor a podrido, a animales y plantas en descomposición y a barro...

La playa, de arena limpia blanca y fina nos esperaba para en ella desarrollar nuestra imaginación. Túneles, pozos, castillos y lo que a cada uno se le ocurriese hacer. Correr, vivir... y luego, después de haber hecho tiempo, aquel que nuestras madres preocupadas tenían definido como "las dos horas de la digestión", de la comida, el almuerzo o el desayuno... El bien merecido chapuzón en el agua.

Aveces directamente nos metíamos en el agua de carrerilla, dando saltos como huyendo de que el agua nos tocase la "tripa...", con excesiva rapidez, y de cabeza... al agua.

De los mouchos y muchos momento de playa, recuerdo como flashes, sobre todo a mi madre, intensa, majestuosa, llena de energía y jovialidad. Una mujer maravillosa que estaba pendiente de nosotros en todo momento y que se preocupaba de "la crema", porsupuesto... faltaría más.

Que felicidad la de un niño en la playa con todo un mundo submarino por explorar.  

 



    

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Sorprendido por los recuerdos...

... y muy gratamente, ya que desde la niñez no había vuelto a revivir esa "Isla Perdida" tal y como se muetra en las imágenes. ¡Qué atardecer más bello!

No recuerdo a nadie... o mejor dicho, no reconozco a nadie pero si que he vivido ese mismo entorno donde se producen las tomas.

La primera debe de estar tomada desde las inmediaciones del Palacete de Ayora, o cerca del picadero de caballos de Paquita Rocamora... creo, aunque más próximo a La Isla, ya que se ven desde el último bloque hasta lo que nococíamos como Bloque Rojo.

Que maravilla...

Al alfredo al que me refiero yo en mi otro comentario sobre el barrio es, Alfredo Picazo, del que su família tenía una papelería justamente en ese edificio tan alto, el que está más a nuestra izquierda cuando se inicia la toma. ¡Y cómo ha cambiado todo... !

Esos pantalones acampanados son los que llevaban los jóvenes... vaya, que recuerdos.


Gracias por algo tan entrañable...